27 de octubre de 2012

Ruta del Cares

La carretera a Caín, municipio de Posada de Valdeón (León), en algunos tramos, está construida sobre voladizos asentados sobre el corte realizado en la pared casi vertical del desfiladero del río Cares. Desde julio 2008 hasta febrero de 2010 se realizaron obras de mejora en la carretera de acceso a Caín en sus últimos 880 metros que ha dado el resultado que se puede apreciar en esta fotografía, tras una inversión de 3,8 millones de euros por parte del Organismo Autónomo de Parques Nacionales del Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino.
Desde la presa de Caín se tiene una de las vistas más espectaculares del desfiladero del río Cares. Aquí comienza la ruta del Cares que discurre en paralelo al canal que trasvasa el agua desde el embalse de Caín hasta la cámara de carga de Camarmeña, que suministra el agua que se turbina en la central hidroeléctrica de Poncebos, municipio de Cabrales (Asturias). Las obras del canal se realizaron desde 1916 hasta 1921 y en ellas participaron 500 obreros, muchos de ellos gallegos y la mayoría barrenistas. Murieron 11 de ellos en accidentes laborales. En las obras de construcción de la senda del Cares, iniciadas el 12 de septiembre de 1945 y terminadas en junio de 1950, participaron 45 obreros, de los que murieron 2 en accidente laboral. Se construyó para facilitar el mantenimiento y limpieza del canal.
En el Puente de los Rebecos, la ruta pasa de la margen izquierda a la derecha del río Cares, por donde sigue hasta que vuelve a la margen izquierda tras atravesar el puente de Bolín, que cruza el desfiladero a una altura de 60 metros sobre el cauce del río Cares. Esta fotografía está hecha desde la margen derecha, mirando hacia Caín.
Desde el puente de Bolín, se aprecia la senda que discurre por la margen derecha sobre el río Cares desde el puente de los Rebecos, mientras que el canal sigue, lógicamente, por su izquierda. Tomé esta fotografía echando la vista atrás.
La ruta del Cares desde la Canal de Trea. El canal desde Caín a Camarmeña tiene una longitud de 11 kilómetros y discurre con un desnivel del 1 por mil. En total, son 71 túneles, siendo el Los Collados el más largo, con 1 kilómetro de longitud. Todo ello, para conseguir un desnivel de 230 metros desde la cámara de carga de Camarmeña hasta la central hidroeléctrica de Poncebos, salvados mediante un par de tuberías de presión, donde se producen 12.000 kilovatios/hora con el caudal adecuado.
Un importante detalle de este recorrido, casi secreto, es el mal olor que lo acompaña, sobre todo en los túneles durante los días más calurosos del verano. El olor a orina es realmente penetrante. Un recorrido tan largo y la dificultad de salirse de la senda del Cares propicia este problema de mala solución.
Otro detalle que puede disgustar a los visitantes más exigentes es el tipo de personas que lo frecuenta. Algunos van con zapatos de calle o sandalias playeras y llevan bolsas de plástico en lugar de mochilas. Muchos acaban agotados y con rozaduras, tras hacer la ruta casi sin fijarse en el paisaje, parando justo el tiempo para hacerse la foto en los puntos más vistosos. Bastantes visitantes, más que a una senda para el disfrute de los sentidos, parece que fueran como penitentes en una procesión interminable.
La Ruta del Cares no es precisamente la mejor manera de observar la variada fauna y flora de los Picos de Europa. Lo cierto es que veremos poco más que cabras como esta. Sin embargo, el paisaje es sobresaliente e inigualable.
En esta fotografía se ve el puente colgado que salva el argayo que se produjo el 17 de abril de 2012. Este argayo afectó a 20 metros de la senda tallada en la roca e impidió que se pudiese completar la ruta del Cares hasta que, el 4 de julio, terminaron de construir un puente colgado que le ha costado casi 200.000 euros a la Consejería de Agroganadería y Recursos Naturales del Principado de Asturias, territorio donde se produjo el argayo o derrumbe, aunque muy cerca del límite con León.
Desde la cota de 500 metros de altitud que se alcanza en Los Collaos, esta es la panorámica que se tiene mirando hacia atrás, en dirección hacia Caín.
Existe la posibilidad de que un taxi nos devuelva al punto de inicio de la ruta para no tener que hacer el camino de vuelta. El taxi debe recorrer para ello 105 kilómetros de carretera sinuosa que requiere la conducción durante 2 horas. Por ello, las tarifas son bastante caras, aunque parece una opción bastante demandada, a la vista del número de taxis que ofrecen este servicio en el pueblo de Caín.
En esta fotografía se observa el punto más alto de la Ruta del Cares, Los Collaos, mirando hacia atrás en el descenso hacia Poncebos. La Ruta del Cares en el año 2011 registró 322.000 visitantes por Poncebos, lo que supuso un aumento de casi el 7% respecto a 2010, y más de 137.000 por Caín, con un incremento de más del 15% respecto al año anterior. En el año 2012 es posible que no se alcance el número de visitantes registrado en 2011, ya que ha estado cerrada 78 días entre los meses de abril y julio.
El canal y la senda del Cares hoy se nos antojan bien integrados en el paisaje. El paso del tiempo lo ha hecho posible. Unas obras de esta envergadura ahora serían impensables en cualquier espacio natural protegido por su enorme impacto ambiental, sin olvidar que duraron varios años y les costó la vida a 13 obreros.
La ruta del Cares, que discurre por el desfiladero del río del mismo nombre que separa los Macizos Central y Occidental, salva el desnivel que hay entre los 440 metros de la presa de Caín y los 240 metros del puente de La Jaya, hasta donde llega la carretera desde Poncebos. Un recorrido a tan baja altitud se ha convertido en el único paseo que se da la mayoría de los visitantes que llegan al Parque Nacional de los Picos de Europa. Un conocimiento más completo requiere acercarse un poco más a las cimas por encima de los 2.000 metros de altitud. Hay dos buenas opciones: la carretera que sube desde Covadonga hasta los Lagos o el teleférico de Fuente Dé. También es muy recomendable un paseo en todoterreno. En Potes (Cantabria) ofrecen un buen servicio de 4x4 en Picostour, que incluye la Ruta del Cares.

2 comentarios:

  1. ¡Qué bonita es la Ruta del Cares! Tengo unas ganas terribles de hacerla personalmente y vivir esa maravillosa experiencia.
    ¡Muy buenas las fotos!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola, he descubierto tu blog y me gusta mucho, sobre todo las entradas botánicas. Te agregué a los blogs que sigo. Saludos.

    ResponderEliminar