15 de septiembre de 2012

Buitre leonado, animal sagrado de los celtas

Los celtas, además de la incineración, como rito funerario practicaron la exposición de cadáveres en el caso de los guerreros muertos en el campo de batalla. Los celtas y los celtíberos seguían el rito de la exposición de cadáveres, lo que despertó gran interés por parte de griegos y romanos en los tres primeros siglos de nuestra Era. Silio Itálico escribió en su obra Púnicas, 3:340-343, referido a los mercenarios celtíberos del ejército de Aníbal: "Los celtíberos consideran un honor morir en el combate, y un crimen quemar el cadáver del guerrero así muerto; pues creen que su alma remonta a los dioses del cielo, al devorar el cuerpo yacente el buitre". Claudio Eliano en De Natura Animalium, X:22, refiriéndose a un pueblo celta vecino de los cántabros, escribió: "Los vacceos, pueblo de Occidente, a los que han perdido la vida en el combate, los consideran nobles, valientes y dotados de valor y, en consecuencia, los entregan a los buitres porque creen que estos son animales sagrados". Es interesante al respecto el artículo "Claudio Eliano y el funeral descarnatorio en Celtiberia", publicado en el volumen 2 de Palaeohispanica.
La estela de Zurita se conoce desde al menos el siglo XVII, mientras que la mayoría de las estelas cántabras se descubrieron durante el siglo XX. La de Zurita estuvo sobre la colina del mismo nombre, junto a la fortaleza de la Rueda, en el Valle de Piélagos. Se conocía en el siglo XVII como "Rueda dezevallos" y a comienzos del siglo XIX seguía llamándose "Rueda de Ceballos". En esta fotografía se ve una recreación del reverso de la estela de Zurita.
Las estelas cántabras debieron tener dos funciones: funeraria del difunto y de culto a las divinidades astrales del Sol y la Luna. En el anverso aparecen cuatro lunas crecientes, como en el anverso de la estela de Barros, cuya imagen aparece en el escudo de Cantabria. En la parte inferior del reverso se representa un guerrero cántabro caído junto a su escudo, mientras un buitre lo picotea. La original se encuentra bastante deteriorada. Los cántabros, al igual que otras tribus celtas, siguieron el funeral descarnatorio mediante la exposición de los cadáveres de los guerreros muertos en el campo de batalla en la lucha contra los romanos. En esta fotografía, el reverso de la estela de Zurita, bastante deteriorada, fotografiada el 5 de julio de 2013 en el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.

6 comentarios:

  1. Basta mirar el porte de un buitre para comprender que exista una relación tan estrecha como dices, entre historia y biología. Es un ejemplo vivo.
    Un saludo desde Pucela.

    ResponderEliminar
  2. Cuando las personas poco habituadas a ver animales, miran, por ejemplo en un zoo, leones, osos, lobos, grandes culebras o buitres, sienten algo especial en su interior. Y es que está grabada genéticamente nuestra relación con esas especies. De alguna manera, sienten que son animales con "significado".

    ResponderEliminar
  3. Los celtíberos tenian un dios, AUVANKO, que llevaba el espiritu de los guerreros muertos al cielo. Ese Auvanko aparece representado en cerámicas numantinas en forma de buitre y es interesante constatar que el nombre predura en la palabra "Abanto" que se daba al quebrantahuesos y, desaparecido éste, al alimoche. Tambien en topónimos como el Monte Abantos o Abanco.

    ResponderEliminar
  4. Hola Óscar, que doy por seguro que eres el mismo que el de las lagartijas pirenaicas y ese largo etcétera. En Bizkaia hay un municipio que se llama Abanto y Ciérvana. No sé si tendrá que ver con ese dios celtíbero. Me imagino que sí.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante. Siempre he sabido de algún modo que los buitres estaban más que conectados a mi tierra.

    PD: El enlace al artículo "Claudio Elanio y el funeral descarnatorio en Celtiberia" lleva a una empresa de cerrajería...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. He arreglado el enlace al artículo que citabas.

      Eliminar