22 de septiembre de 2017

Tailandia, 26 de julio de 2017

Wat Phra Si Sanphet en Ayutthaya

Dedicamos el día a visitar las ruinas arqueológicas de la antigua ciudad de Ayutthaya. Por casualidad, nos encontramos con la posibilidad de dar un paseo a lomos de elefante. 
Murciélago sin identificar en Wat Phra Si Sanphet

Nosotros en Wat Phra Si Sanphet

Varano acuático (Varanus salvator)

En los estanques de la ciudad antigua de Ayutthaya vimos varias especies de interés.
El mismo ejemplar

Paseo en elefante

En Ayutthaya montamos en dos de los 60 elefantes del Royal Elephant Kraal Village (www.elephantstay.com), donde han nacido 68 crías desde el año 2000, lo que permite mantener el negocio sin caer en la tentación de comprar ejemplares silvestres capturados ilegalmente, una de las principales amenazas que tienen los elefantes asiáticos en la actualidad junto con la destrucción de su hábitat y el furtivismo para la obtención del marfil de sus colmillos. En Tailandia hay numerosos negocios basados en el contacto con elefantes domesticados. Desde paseos en elefante de 20 minutos como el que realizamos, hasta la posibilidad de pasar media jornada o una jornada completa en campamentos turísticos con elefantes. Es recomendable escoger aquellos donde hay hembras con crías, ya que ello garantiza su funcionamiento sin la compra ilegal de ejemplares salvajes. Además, los elefantes domésticos solo se reproducen cuando su situación no es demasiado mala, por lo que también es garantía de que son tratados relativamente bien. 
Paseo en elefante

El Elefante asiático es una especie en peligro, con una población salvaje estimada de entre 41.410 y 52.345 ejemplares en el año 2003. Solo entre agosto de 2011 y marzo de 2013 se detectaron 27 elefantes asiáticos capturados ilegalmente en 7 de los 108 campamentos turísticos con elefantes inspeccionados. Con la información recopilada entre abril de 2011 y marzo de 2013, los expertos llegaron a la conclusión de que los furtivos capturaron un mínimo de 79 elefantes salvajes para la industria turística de Tailandia. De los 53 casos en los que se supo de su origen, 49 fueron capturados en Birmania, según el informe "An assessment of the live elephant trade in Thailand". Se calcula que por cada cría capturada ilegalmente mueren al menos 3 hembras adultas. La solución a este problema sería la implantación de un microchip y el registro genético de cada elefante nacido en cautividad. Desde febrero de 2012 el gobierno tailandés persigue el furtivismo activamente.
Paseo en elefante

Tortuga de templo de cabeza amarilla (Heosemys annandalii)

Adulto de Garcilla indonesia (Ardeola speciosa subsp. continentalis)

Varano acuático (Varanus salvator)

El mismo ejemplar

Picotenaza asiático (Anastomus oscitans)

Abejaruco coliazul (Merops philippinus)

El mismo ejemplar

Macho de Minivet chico (Pericrocotus cinnamomeus)

Hembra de Minivet chico (Pericrocotus cinnamomeus)

Cormorán de Java (Microcarbo niger)

Mochuelo brahmán (Athene brama subsp. mayri)

El mismo ejemplar

Wat Rajaburana

 Cabeza de Buda entre raíces de árbol en Wat Phra Mahathat

Nosotros junto a la cabeza de Buda entre raíces de árbol en Wat Phra Mahathat

 Buda en Wat Phra Mahathat

Buda en Wat Phra Mahathat

No hay comentarios:

Publicar un comentario