12 de septiembre de 2016

Sudáfrica, 4 de agosto de 2016

Ardilla de Smith (Paraxerus cepapi)

El clima del Parque Nacional Kruger es subtropical. Los días de verano son húmedos y cálidos, con temperaturas que superan los 38° C. La temporada de lluvias es de septiembre a mayo. La temporada seca del invierno es el momento ideal para visitar esta región porque hay menos posibilidades de contraer la malaria y el tiempo climatológico es más benigno. Además, los animales son más fáciles de ver porque entonces la vegetación es más escasa y está seca y porque acuden a beber a los ríos y los pozos de agua.
  Francolín de Natal (Pternistis natalensis) hembra

La altitud varía desde menos de 200 metros a los 840 metros de la montaña Khandzalive, muy cerca del "rest camp" de Berg-en-Dal. Esto unido a que la precipitación anual media varía entre poco más de 400 mm en gran parte de la mitad norte del Kruger hasta 718 mm, cerca del "rest camp" de Pretoriuskop, y la existencia de hasta siete tipos de suelo, destacando los basaltos del este y los granitos del oeste, ha generado 20 tipos de vegetación reconocibles. Así, la sabana moderadamente densa que rodea el "rest camp" de Berg-en-Dal, cambia a una vegetación arbustiva densa alrededor del de Skukuza, una sabana arbolada densa alrededor del de Satara, una zona de sabana abierta entre los "rest camp" de Satara y Olifants, o una sabana dominada por el Mopane (Colophospermum mopane) alrededor del de Letaba, un árbol cuyas hojas de color rojizo permanecen en las ramas durante el invierno y hasta la llegada de la primavera austral.
Búfalo cafre (Syncerus caffer) macho

Tomamos una pista de tierra que conduce del "rest camp" de Letaba al de Olifants, al borde del río Letaba, donde nos encontramos con este gran grupo de búfalos.
 Grupo de Búfalo cafre (Syncerus caffer) cruzando una pista

Grupo de Búfalo cafre (Syncerus caffer) cruzando una pista

Baobab (Adansonia digitata)

Este es el único ejemplar que vimos.
Estornino alirrojo (Onychognathus morio) macho

En el restaurante del "rest camp" de Olifants teníamos la compañía de un numeroso y ruidoso grupo de estorninos alirrojos.
Estornino alirrojo (Onychognathus morio) hembra

Río Olifants desde el "rest camp" del mismo nombre

Las vistas sobre el río Olifants.
 Río Olifants desde el "rest camp" del mismo nombre

 Río Olifants desde el "rest camp" del mismo nombre

Águila volatinera (Terathopius ecaudatus)

Grupo de Elefante de sabana (Loxodonta africana) en el río Olifants

Jirafas (Giraffa camelopardalis)

Acostumbrados a los árboles de la mitad sur del Kruger, la mayoría sin hojas en esta época del año, los mopanes dificultaban mucho la observación de los animales. Si en la mitad sur del Parque Nacional Kruger en el pasado se instalaron numerosas presas y molinos de viento para la extracción de agua del subsuelo a balsas artificiales, con el objetivo de favorecer a la fauna en general, esto no ocurrió de la misma manera en el norte, en la zona basáltica sobre la que se asienta un extenso bosque de Mopane. Esas balsas y presas favorecieron a los herbívoros más dependientes del agua, caso de las cebras de Burchell y los ñús azules y esto, a su vez, a los leones, que establecieron territorios alrededor de estos puntos de agua permanentes. 
Ñús azules (Connochaetes taurinus)

Paradójicamente, la construcción de balsas y presas perjudicó a otros grandes herbívoros, que sufren una predación superior a la natural porque también acuden a beber a esos mismos puntos de agua artificiales, aunque sean menos dependientes del agua. Es el caso del Hipotrago, el Hipotrago sable meridional y el Topi, que sobreviven en número muy escaso en los bosques de mopane y han quedado prácticamente extinguidos en las zonas donde abundan las presas y las balsas. Pero también hay otras razones que explican el declive de las citadas especies. Según lo publicado en el año 1999 en el artículo "Establising the causes of the Roan antelope decline in the Kruger National Park, South Africa" en el número 90 de la revista Biological Conservation, en septiembre y octubre de 1971 un brote de anthrax afectó a la pequeña población de Hipotrago del Parque Nacional Kruger hasta casi extinguirla. También afectó gravemente a la población de Gran kudú oriental. La población del Hipotrago descendió de 450 ejemplares en 1986 a unos 45 en 1993.
Yo en la piscina del "rest camp" de Letaba

Varios familiares y amigos se han interesado sobre cómo han vivido nuestras hijas su estancia en el Kruger. Las comodidades y los servicios que ofrecen los "rest camp" ayudan a que la estancia sea agradable. Es más, acabé con la sensación de que bastantes de nuestros vecinos se pasaban la mitad del día en los "rest camp". Eran mayoría los que preparaban una barbacoa diaria al atardecer. Tantas horas sentados en el coche al día es un poco cansado para niños que rebosan energía. Si los primeros cinco días nuestras hijas disfrutaron sin protestar, el resto se llevaron la "tablet" para jugar en los ratos en los que no teníamos ningún animal de su interés a la vista. Además, nos pidieron pasar más tiempo en las tiendas bien surtidas de productos atractivos de los "rest camp" o en los cómodos y acogedores alojamientos. También nos pidieron ir a la piscina, hacer barbacoas...Por ello, este día nos pasamos la tarde en el "rest camp". Aunque el agua estaba fría, me metí a la piscina, por hacer la fotografía más que nada.
Papamoscas carbonero (Myioparus plumbeus)

Mochuelo perlado (Glaucidium perlatum subsp. licua)

No hay comentarios:

Publicar un comentario