20 de diciembre de 2014

Manuel Laínz en los Picos de Europa

Manuel Laínz Gallo nació en Santander el 5 de mayo de 1923. En 1939 entró al noviciado de la Compañía de Jesús en Palencia, y en 1941 fue a Salamanca, donde estudió Humanidades. En 1943 se trasladó a Carrión de los Condes, donde ejerció como profesor. Más tarde, en la Universidad Pontificia de Comillas (Cantabria) estudió Filosofía y Teología primero y Ciencias Naturales después. Entre los años 1956 y 1978 dedicó mucho tiempo a su valioso herbario, mientras era docente e investigador botánico en la Universidad Laboral de Gijón. En el año 2004, la Compañía de Jesús cedió el uso del herbario de Manuel Laínz al Jardín Botánico Atlántico del Ayuntamiento de Gijón. Además de los 45.000 pliegos de herbario, cedió su biblioteca especializada en botánica. Mi amigo Gonzalo Moreno Moral, colaborador de Manuel Laínz en las últimas décadas, me ha cedido estas fotografías, tomadas los días 21 y 22 de julio de 1969. El segundo por la izquierda, con una gorra blanca en la mano, es Manuel Laínz. En la mayoría de las siguientes fotografías aparece con la gorra puesta.
En el volumen 54(1) de la revista Anales del Jardín Botánico de Madrid, en homenaje a Manuel Laínz, en junio del año 1996, Carlos Aedo y Félix Muñoz Garmendia publicaron el artículo "Publicaciones botánicas y afines de las que M. Laínz es autor o coautor", donde incluyeron 217 publicaciones de ámbito científico y 28 divulgativas. En la presentación de dicho volumen la directora María Teresa Tellería escribió: "Pero su labor no se reduce solo a la obra publicada; una buena parte de su aportación a la botánica ibérica proviene de su ejemplo. Botánico honesto, riguroso, meticuloso y fiel a sus principios, ha luchado mucho, no solo por el fondo, sino también por la forma de una disciplina con una larga tradición en nuestro país, pero que, en demasiadas ocasiones, ha descuidado el gusto por el trabajo bien. Los que le conocemos, sabemos de su machacona insitencia en la necesidad de "beber en las fuentes y no en los charcos", como le gusta decir; de su obstinada costumbre de comprobar todos y cada uno de los datos, aunque para ello tenga que viajar dos mil kilómetros, y no caer así en los "errores estoloníferos" tan al uso, según su opinión; del esmero en sus herborizaciones, pulcritud de sus etiquetas y preparación de sus pliegos que convierten su herbario en una de esas joyas que calladamente todos codiciamos; de su patológica aversión a "las patadas al diccionario"; de su depurado lenguaje y gusto por la enmienda de los deslices semánticos que, con demasiada frecuencia, cometemos...Inquisidor para unos, maestro para otros, indiferente para nadie, ésta es la personalidad del Padre Laínz, a quien rendimos homenaje con este volumen extraordinario de los Anales, para el que no se necesita pretexto: tenemos el contexto y mil razones más".
Sus colaboradores Gonzalo Moreno Moral, Juan Patallo y Óscar Sánchez Pedraja en dicho volumen publicaron el artículo "Medio siglo de actividad florística en Cantabria: una labor ininterrumpida desde 1945", donde explican cómo en el año 1956 trabó relación con José María de Pereda Sáez, tras un encuentro casual mientras el boticario de Los Corrales de Buelna cogía plantas. En ese año Manuel Laínz se trasladó a Gijón, y "en consecuencia, tendrá que ser Pereda, como queda indicado, quien se responsabilice de mantener el nivel de herborización en Cantabria a la altura adecuada para seguir avanzando; y es lo que sucede en los 15 años venideros -1957 a 1971...los Picos de Europa fueron atravesados, en todas direcciones por Pereda con Laínz y Fernández Mariñas, así como, en buena medida, las cumbres señeras de la Cordillera: Peña Prieta, Coriscao, Bistruey...en el intervalo 1957-1964...Bajo estas pautas, la actividad del equipo era tal, que permitía mantener la cadencia de las Aportaciones a razón de una por año" hasta que a principios de enero de 1965 se trasladó a Vigo para el estudio de la flora gallega, liberado de la docencia gracias al mecenazgo de los forestales del IFIE en Lourizán...Pereda y su equipo habían seguido herborizando en Cantabria y hay material como para, en 1970, reanudar las "Aportaciones al conocimiento de la flora cántabro-astur" con su noveno número...El 3 de octubre de 1972 fallece Pereda, cuando apenas un año antes estaba en plena actividad...Queda desmantelado el grupo montañés porque, además, cuatro años después -el 7 de octubre de 1976-, muere también Fernández Mariñas.
Manuel Laínz es autor o coautor de los siguientes géneros en Flora iberica: Culcita, Dianthus, Geum, Hepatica, Hymenophyllum, Oxytropis, Peucedanum, Pulsatilla, Thesium, Vandesboschia y Viola. El herbario JBAG-Laínz "constituye el más importante de los legados materiales del P. Laínz, S. J. (1923- )...es especialmente valioso por su "enfoque netamente científico...concebido como un medio de investigación florística y taxonómica, disuadirá a quien busque en él un reflejo especular de la flora del territorio. Así, abundan los pliegos de grupos de sistemática controvertida, incluso si son raros en nuestra flora, mientras que plantas corrientes que no encierran problemas están poco o nada representadas. Del haya (Fagus sylvatica L.), por ejemplo, acaso el más abundante de los árboles cantábricos, solo hay en el herbario un pliego francés procedente del herbario Leroy, mientras que al enrevesado conjunto de formas del Ranunculus bulbosus L. lo representan cuatro cajas completas".
Flora vascular presente en los Picos de Europa descrita o recombinada por Manuel Laínz:
  1. Aquilegia pyrenaica subsp. discolor (Levier & Leresche) Pereda & M. Laínz
  2. Carex caudata (Kük.) Pereda & M. Laínz
  3. Draba aizoides subsp. cantabriae (M. Laínz) M. Laínz
  4. Euphorbia flavicoma subsp. occidentalis M. Laínz
  5. Genista legionensis (Pau) M. Laínz
  6. Helianthemum apenninum subsp. cantabricum (M. Laínz) G. López
  7. Helianthemum apenninum subsp. urrielense (M. Laínz) G. López
  8. Linaria alpina subsp. filicaulis (Boiss. ex Leresche & Levier) M. Laínz
  9. Odontites viscosus subsp. asturicus M. Laínz
  10. Plantago monosperma subsp. discolor (Gand.) M. Laínz
  11. Potentilla nivalis subsp. asturica (Font Quer & Guinea) M. Laínz
  12. Pulsatilla alpina subsp. cantabrica M. Laínz
  13. Ranunculus acris subsp. despectus M. Laínz
  14. Veronica fruticans subsp. cantabrica M. Laínz
De ellos, son endémicos de los Picos de Europa:
  1. Helianthemum apenninum subsp. urrielense
  2. Linaria alpina subsp. filicaulis
Son endemismos de la Cordillera Cantábrica:
  1. Aquilegia pyrenaica subsp. discolor
  2. Draba aizoides subsp. cantabriae
  3. Genista legionensis
  4. Helianthemum apenninum subsp. cantabricum
  5. Odontites viscosus subsp. asturicus
  6. Potentilla nivalis subsp. asturica
Son endemismos de la Cordillera Cantábrico-Pirenaica:
  1. Carex caudata
  2. Pulsatilla alpina subsp. cantabrica
Manuel Laínz el 31 de agosto o el 1 de septiembre de 1962 en Cabaña Verónica, un pequeño refugio de montaña situado en el municipio de Camaleño (Cantabria) a 2.325 metros de altitud. Su nombre es el de unas de las hijas de Conrado Sentíes, su promotor y artífice. Fue inaugurado el 13 de agosto de 1961 y construido utilizando la cúpula metálica de la batería antiaérea del portaaviones estadounidense USS Palau, desguazado en los astilleros de Sestao (Bizkaia).
Manuel Laínz en el XXV Aniversario de Cabaña Verónica, en el año 1986, cuando tenía 63 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario